¿Qué es el Iura Novit Curia en Materia de Garantías Jurisdiccionales?

Es común encontrar la aplicación del principio IURA NOVIT CURIA por parte de los jueces constitucionales en muchas sentencias dictadas dentro de procesos de garantías jurisdiccionales. Esta locución latina que significa literalmente “del Derecho conoce la Curia” genera muchas confusiones respecto a su particular alcance en materia de derecho constitucional. Esta publicación explica brevemente en qué consistente el iura novit curia y su alcance en materia de derechos y garantías.

Guillermo Cabanellas de Torres explica que el iura novit curia se traduce como “Del Derecho conoce la Curia” y que guarda una estrecha relación con el aforismo latino Da Mihi Factum, Dabo Tibi Ius (dame el hecho y te daré el derecho), principio procesal por el cual el juez que resuelve una controversia conoce, o debería conocer, cuál es el derecho aplicable a los hechos que le son presentados por las partes. Ergo, si las partes invocan entre sus fundamentos de derecho alguna norma que no es aplicable a los hechos del caso, entonces será el juez quien aplique una norma distinta a la invocada y lo haga de forma correcta. Por ejemplo, si una parte cita en su demanda los fundamentos de derecho relacionados con la permuta, cuando en realidad debió citar los de la compraventa porque de los hechos del caso se desprende que se trata de ese tipo de contrato, entonces el juez, aunque la parte haya invocado equivocadamente las normas de derecho aplicables, puede ampararse en el principio del iura novit curia para aplicar las normas legales relacionadas con la compraventa.

Hay que tener presente que el iura novit curia no implica que el juez modifique las pretensiones o los hechos de la demanda, aspecto que está radicalmente prohibido por los más elementales principios del derecho procesal, sino que únicamente le permite al juzgador invocar las normas de derecho aplicable siempre a la luz de los hechos que son puestos en su conocimiento. Ahora bien, en materia de garantías, este principio está recogido en el artículo 4, numeral 13 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional (LOGJCC).

Lo interesante es que la Corte Constitucional ha desarrollado en su línea jurisprudencial el alcance que tiene el iura novit curia en materia de garantías jurisdiccionales y lo ha dotado de ciertas características especiales que son inherentes a los procesos en los que se discute la violación -o potencial violación- de derechos constitucionales. La aplicación de este principio en materia constitucional tiene ciertos matices con otras materias, por ejemplo, aquellas reguladas por el Código Orgánico General de Procesos.

  • En materia de garantías, el iura novit curia le permite al juez constitucional resolver sobre derechos que no han sido alegados por la parte que presenta la acción. Por ejemplo, A presenta una demanda en contra de un acto administrativo expedido por B y alega violación de su derecho “x”. Sin embargo, en el desarrollo del caso el juez constitucional verifica que además de la violación al derecho “x” existe también una violación al derecho a la seguridad jurídica. Por ello, a pesar de que A no hizo referencia al derecho a la seguridad jurídica en su demanda, el juez constitucional puede utilizar el iura novit curia para repararlo a pesar de que no haya sido expresamente alegado. Ya veremos más adelante que la aplicación de este principio debe hacerse en el momento procesal oportuno. De todas formas, es importante destacar que una actuación de este tipo no implica que estemos frente a una sentencia incongruente, como sucedería en otras materias, sino que hace efectivo el alcance del iura novit curia.
  • Otro ejemplo en la aplicación del iura novit curia, se refiere a circunstancias en las que el juez se ve obligado a sustituir la acción o la vía que ha sido equivocadamente invocada por el solicitante, por ejemplo, si se presenta una acción de acceso a la información pública en lugar de una de habeas data. Por lo tanto, el juez, conocedor del derecho, no puede inadmitir ni inhibirse del conocimiento de una demanda de garantías únicamente porque el peticionario invocó una vía equivocada para la protección de su derecho. Un caso frecuente es cuando una persona presenta una medida cautelar autónoma alegando una “violación consumada” de derechos constitucionales y el juez sustituye dicha medida por la garantía correcta, en este caso, una acción de protección toda vez que la violación ya se ha producido y la medida cautelar ya no es la adecuada para la protección requerida (sentencia Corte Constitucional 34-13-SCN-CC).
  • Finalmente, algunos expertos ecuatorianos en materia de derecho constitucional sostienen que el momento procesal oportuno para que el juez invoque el iura novit curia y así “modifique” la vía equivocadamente citada por el peticionario, es la calificación de la demanda. Los expertos en la materia sostienen que si un juez modifica la vía en otro momento, por ejemplo en la audiencia o en la sentencia, este hecho podría derivar en una grave violación del derecho a la defensa y debido proceso de las partes. Existen muchos casos donde los jueces aplican indebidamente este principio para modificar, inclusive en sentencia, lo solicitado por las partes, aspecto radicalmente prohibido por la LOGJCC y la Constitución.

Nota: Este es un documento informativo, no constituye asesoría u opinión legal.